Hay gente para todo

diciembre 31, 2006

Siento llegar tarde a mi propio entierro, pero no veo por qué hay que andarse con prisas. Allá arriba no me espera ni Dios.

Anuncios