Oscurantismo y aporofobia

junio 24, 2007

Dos fragmentos de una entrevista a la filósofa Adela Cortina Orts que me han llamado profundamente la atención. El primero hace referencia al sentimiento, que comparto, sobre la profunda pobreza intelectual en la que ha caído nuestra sociedad, y yo con ella. El segundo, ofrece un término más adecuado para referirnos a la xenofobia, porque la precisión lingüística, y más en estos tiempos, se hace tan necesaria.

Hay quien habla del oscurantismo de la Edad Media, pero el oscurantismo actual es tremendo. Estamos en una sociedad absolutamente conformada con lo que hay, negada para las utopías e incluso para los grandes proyectos. Los ciudadanos nos hemos conformado con una sociedad en la que podemos consumir, tener una vida de cierta calidad, y eso de transformar el mundo, que lleva mucho sacrificio, lo dejamos para otros.

¿Racismo?, según con quién. Vienen alemanes, vienen británicos y, desde luego, nadie les pone ninguna traba. Hay quien dice: lo que pasa es que odiamos lo diferente. Pues tampoco. Depende de qué diferencia sea. Al diferente por arriba no se le odia, se odia al diferente por abajo. Se odia al pobre. Haya una palabra griega, aporos, que significa “el que no tiene nada que ofrecer a cambio”. Yo digo que más que racismo o xenofobia lo que se extiende en nuestra sociedad es la aporofobia, el “odio a quien no tiene nada”.

Anuncios